Live to Love

S.S. Gyalwang Drukpa sobre "Live to Love"

Explicación del logo

 

– Los cinco corazones representan el amor
desde las cinco direcciones, confluyendo en la
unidad y la armonía. La luz naranja en el centro
representa el sol (de la esperanza), con el brillo
de sus rayos creciendo gradualmente hasta volverse
rojos, el color de la fortaleza y la energía. Esto
simboliza un corazón lleno de amor que
ilumina desde nuestra individualidad hacia los demás,
con la floreciente energía libre de ego que
extiende el amor en la forma de actividades
humanitarias hacia aquellos seres en nuestro mundo.
El círculo externo que es de color naranja
simboliza la perfección de las actividades benéficas
que son llevadas a cabo a través de una confianza
sin temores y con la certeza del éxito.

 

 

Los
maestros del buddhismo tibetano y sus seguidores han sido
siempre percibidos fuertemente como una comunidad cerrada,
no muy involucrada con los quehaceres comunales. “Vivir
para Amar” es una idea que ha estado en mi mente por
muchos años. Yo siento que tanto los maestros como los
seguidores de nuestro Linaje Drukpa, que tiene 800 años de
antigüedad, deben estar ahora listos para expandir y
extender la idea de “Vivir para Amar” dentro de las
comunidades individuales de cada uno, sin importar el tipo
de fe, nacionalidad, contexto cultural u otras
condiciones. Nosotros no vivimos en este mundo de manera
independiente con nuestros propios medios, y la práctica de
la Bodhicitta requiere esencialmente que nosotros
interactuemos con otras personas y con otros seres en este
universo.

 

 

Mientras
nosotros continuamos involucrándonos en nuestras prácticas
espirituales formales, tales como los retiros grupales o
solitarios, las recitaciones de mantras, oraciones y todas
las diferentes prácticas formales, con el objetivo de
fortalecer nuestra mente y desarrollar nuestra Bodhicitta,
nosotros también debemos prepararnos y estar listos para
involucrarnos en el mundo en que vivimos con el amor que se
puede desarrollar a través de estas prácticas, a veces por
nosotros mismos y a veces con el apoyo de nuestros gurus y
amigos. Cuando suceden desastres naturales en nuestras
comunidades, ¿dónde estamos nosotros? Cuando nuestro medio
ambiente cada vez más está pasando por toda clase de
amenazas, ¿qué estamos haciendo para ayudar?

 

 

Nosotros
vivimos para amar, y no vivimos para odiar. Este es el
momento para extender esta energía de amor hacia todos en
nuestro mundo y todo ser sensible que podamos imaginar.
Algunas personas encuentran las prácticas formales y serias
como muy fáciles de ser llevadas a cabo, pero cuando llega
el momento de interactuar con otros, están perdidos y se
ponen muy frustrados. Yo tengo la esperanza de que “Vivir
para Amar” será capaz de ayudar a todos, por los menos a
aquellos conectados conmigo y mi linaje, de manera que
se abran a sí mismos y compartan su amor y felicidad con
todos aquellos conectados con ellos.

 

 

El
que esta pequeña visión mía se materialice o no, depende
íntegramente de ustedes, mis colegas, amigos y estudiantes.
Yo no puedo hacer esto solo. Por ello, a pesar de que la
Druk Foundation Ltd. introdujo esta idea de “Vivir para
Amar” en mi representación en Hong Kong durante la
celebración de mi cumpleaños en marzo de este año,
yo quiero lanzar esta idea a lo grande en Ladakh, donde las
bendiciones de nuestros ancestros están aun activas y donde
la esta idea de “Vivir para Amar” es tan necesaria
debido a las condiciones físicas propias de Ladakh y los
recursos insuficientes que son encontrados por mucha gente y
campesinos Ladhakis. 

 

 

A
pesar de que en este momento nosotros conformamos una pequeña
comunidad, podemos comenzar dándole vida a esta idea de
“Vivir para Amar” al interactuar con las personas y
seres a nuestro alrededor, y al ser “Mensajeros de Amor”
ante cualquier ser que entre en conexión con nosotros.
Compartir con los demás y expandir nuestro amor, desde
adentro hacia afuera, va a enriquecer nuestras propias vidas.

 

 

Realmente
“Vivir para Amar” no es una idea nueva. Muchos maestros
Mahayana ya lo están haciendo en sus propias comunidades y
países. Las comunidades Católicas y Cristianas son las más
notables por esto.

 

 

Para
mí, con nuestros recursos actuales, podemos comenzar con un
sentido práctico con las siguientes categorías. Algunos de
mis colegas estarán en capacidad de liderar a nuestra pequeña
comunidad a iniciar algunas de estas actividades benéficas,
primero de una manera pequeña, y luego veremos qué pasará:

 

(1)

Educación:
como la construcción de colegios (Druk White Lotus
School) y eventualmente siendo capaces de
proveer becas.

(2)

Servicios
Médicos: como las distintas clínicas ubicadas en
los Himalayas, proveyendo servicios médicos básicos
para los necesitados y cooperando con otros
hospitales para aliviar problemas en otras áreas de
índole médica.

(3)

Alivio
y Ayuda: como proveer de recursos humanos y otro
tipo de recursos para aliviar a aquellos afectados
por desastres, tanto naturales como también
aquellos ocasionados por el hombre.

(4)

Patrimonio:
como proveer soporte en la preservación del
patrimonio cultural y espiritual de nuestros 800 años
de legado, y gradualmente, dependiendo de nuestros
recursos, expandirlo hasta incluir a otros.

(5)

Medio
Ambiente: como educar a nuestras comunidades en la
preservación medio ambiental y el manejo de
residuos.

Secured by Siteground Web Hosting